Verdizela

Verdizela, a sólo 30 minutos de Lisboa, se encuentra en una zona protegida. Por su proximidad al mar, se beneficia de un microclima que favorece el contacto con la naturaleza.
El parque deportivo de Verdizela, en una zona de pinos, cuenta con una zona de picnic, un parque infantil y equipamiento deportivo: Pádel, tenis, fútbol sala, voleibol, baloncesto y más...

A dos pasos, "Arriba Fóssil", permite paseos entre las sombras de los pinos mansos, con una impresionante vista al mar.
Por el acantilado se encuentra la playa “Fonte da Telha”, con su comunidad pesquera, conocida por su arte Xávega, por sus restaurantes típicos y por la práctica de deportes acuáticos.
Em el litoral, que va desde “Fonte da Telha” hasta “Trafaria”, hay 28 playas, donde encontrará todo tipo de restaurantes y chiringuitos, muchos con música en vivo, especialmente en las noches de verano.

Al oeste, en la bahía de Seixal, una antigua zona industrial, encontramos viejas fábricas y un ecomuseo, que incluye el molino de mareas más antiguo del río Tajo, recuperado y en funcionamiento.
Con un amplio frente fluvial, Seixal tiene todas las condiciones para la práctica de la recreación náutica. Y como hay algo mágico en contemplar una puesta de sol reflejada en el agua, suba desde el muelle a una fragata y disfrute de la observación de la vida salvaje a través de un conjunto de abrigos marinos, que forman pequeñas islas fluviales singulares y proporcionan al visitante una vista única de Lisboa.