Cascais y Sintra

Sintra, situada a sólo 30 minutos de Lisboa, es uno de los lugares más atractivos de Portugal.
Un verdadero paraíso magníficamente situado en el más bello paisaje y que ha sido clasificado como patrimonio de la humanidad.
La mejor manera de visitar la exuberante naturaleza es dar un paseo en coche de caballos ahasta llegar al "Palacio de la Peña" en la cima de la cordillera.
Conocida por su gastronomía y repostería, destacan los travesseiros y las queijadas de Sintra, un antiguo dulce elaborado al menos desde la Edad Media.

Cascais, en la costa norte de Lisboa, se convirtió en uno de los lugares más cosmopolitas y turísticos de Portugal cuando el rey Luis I eligió la bahía como residencia de verano.
Las familias más ricas de la época, para seguir a la casa real, construyeron sus palacios y villas.
Muchos de estos edificios siguen en pie, lo que significa que, a pesar de su proximidad a Lisboa, la ciudad sigue conservando gran parte del encanto de su pasado.
También es conocida por su gran variedad de restaurantes de pescado y marisco, boutiques y espléndidos hoteles, así como por un puerto deportivo que ha acogido importantes eventos internacionales.

Integrada en el Parque Natural de Sintra-Cascais, se encuentra la "Playa de Guincho" en un paisaje de gran belleza. Una playa expuesta a los vientos, con fuerte oleaje y corrientes subterráneas buscadas para el surf, el bodyboard y el windsurf, teniendo lugar aquí competiciones internacionales de gran exigencia técnica.

En los alrededores hay excelentes restaurantes especializados en pescado y marisco.

A lo largo del paseo marítimo, en dirección a Lisboa, una pasarela salpicada de chiringuitos nos lleva hasta Estoril, antaño apodada la "Riviera portuguesa", con su espléndido casino