Costa de Lisboa

Costa de Lisboa



Lisboa, la capital portuguesa, también se llama "Cidade das Sete Colinas" y es conocida por su increíble luz. Fue nombrada una de las cinco ciudades más soleadas del continente europeo. Bañada por el río Tajo, la ciudad tiene un clima mediterráneo, una arquitectura impresionante y una gastronomía increíble. En Lisboa se encuentran muchos de los edificios y monumentos más espléndidos del país. Las colinas empinadas, el tranvía amarillo y las baldosas azules y blancas llaman la atención al instante. Las calles de Lisboa respiran historia y cada rincón tiene algo fascinante que contar. El Monasterio de los Jerónimos o el Castillo de San Jorge son dos de los monumentos que no te puedes perder. También debes subir a los miradores, donde tendrás increíbles vistas panorámicas. Vale la pena visitar el acuario más grande de Europa, que ofrece una imagen perfecta de la vida marina. Saldrás de Lisboa con recuerdos inolvidables si visitas una casa típica de fado y te dejas guiar por la nostalgia. Este género musical forma parte de la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO. Muchas capitales europeas pueden envidiar la vibrante vida nocturna de Lisboa, siendo Bairro Alto uno de los lugares más conocidos. Portugal es conocido tanbién por su reposteria tradicional y coventual en que Lisboa es conocida por los Pastéis de Nata que se pueden encontrar en cualquier parte de la ciudad.

Al oeste de Lisboa se encuentra la misteriosa Sintra, con un paisaje verde declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, con sus bosques místicos coronados por castillos, palacios y grandes mansiones. Disfrutar de un paseo en un carro tirado por caballos y admirar las maravillosas casas señoriales mientras se dirige al Palacio de Pena es la experiencia perfecta que simboliza este mágico lugar. Sintra tiene una vasta e interminable variedad de árboles exóticos, plantas subtropicales y arbustos importados en el siglo XIX. Además, ofrece unas vistas espectaculares de la costa del Atlantico. Las playas de la región de Sintra / Colares, incluida la Praia da Adraga, en la costa de Sintra, son visitadas por muchos lugares donde, esparcidos por la arena, hay varias rocas características. que le dan personalidad propia, combinando el paisaje de montaña con la playa. 

Cascais, un pueblo costero elegante y chic, se encuentra a solo 15 km al oeste de Lisboa. Este animado lugar cuenta con varias playas, excelentes, restaurantes y campos de golf, además de una marina de primer nivel. La famosa playa de Guincho, cerca de Cascais, es conocida por sus grandes olas, que atraen a windsurfistas de todo el mundo. Al este de Cascais, encontramos la parroquia de Estoril con su famoso casino y una moderna vida nocturna.


Hacia el sur, cruzando el río Tajo, a unos 20 minutos en coche de Lisboa, se encuentra Costa da Caparica, que cuenta con algunas de las mejores playas de la región. El Golf Resort da Aroeira, con 350 hectáreas, está ubicado en una reserva natural rodeada por una costa de 13 kilómetros de playas de arena blanca y hermosos acantilados, que son el deleite de todos los nadadores, windsurfistas y pescadores. La Serra da Arrábida y los pintorescos pueblos de Sesimbra y Meco también merecen una visita, debido a su esplendor natural. No se pierda Tróia y Comporta, ubicadas en una reserva natural y rodeadas de kilómetros de playas de arena, consideradas las mejores de la región de Lisboa. En términos de gastronomía, es al sur de Lisboa donde encontrará el pescado más fresco y una abundancia de mariscos. El queso de Azeitão, elaborado con leche de oveja, y los vinos producidos en la región de Palmela son reconocidos internacionalmente por su alta calidad.