Centro y Costa de Plata

Centro y Costa de Plata



Ubicado entre Lisboa y Oporto, el centro de Portugal es el corazón verde del país, bendecido con un paisaje diverso, desde fantásticas playas hasta encantadores pueblos de montaña y en las escarpadas laderas como la Serra da Estrela, el pico más alto de Portugal continental y también el área protegida más grande de Portugal, con una exuberante vegetación de bosques centenarios y una amplia variedad de flores silvestres, arbustos y árboles, que incluyen lirios, orquídeas, curry y robles. La Costa de Plata incluye lugares tan importantes para la humanidad que han sido incluidos por la UNESCO en su lista de sitios del patrimonio mundial. En todas partes, la antigua herencia muestra con orgullo la historia de la región, como en el pueblo medieval de Óbidos. En el interior, encontrarás macizos montañosos y pueblos tradicionales, junto al mar, pueblos de pescadores y playas cosmopolitas con deportes acuáticos que marcan el ritmo del día.
No se pierda Ferreira do Zêzere, con su majestuosa presa, playas fluviales y turismo náutico

Los monasterios de Alcobaça y Batalha, el Convento de Cristo en Tomar, perteneciente a los Templarios, y la Universidad de Coimbra, la más antigua de Portugal, forman parte del patrimonio de la UNESCO.

En Coimbra no dejes de visitar la Universidad, una de las más antiguas del mundo, la Biblioteca Joanina y sube a la torre para disfrutar de la vista. Descubre la Catedral Vieja, una de las construcciones románicas portuguesas más bellas, visita Portugal dos Pequenitos, un parque que reproduce en menor escala los principales monumentos portugueses, ven a conocer el monasterio de Santa Clara-a-Velha o pasea por los jardines de Quinta das Lágrimas. Disfruta del criptopórtico en el Museo Nacional Machado de Castro, saborea los dulces de Santa Clara o la chanfana en uno de los cafés históricos de Baixa.

Debes visitar Aveiro, conocida como la Venecia portuguesa por sus canales, botes en forma de góndola y pintorescas lagunas.

Los 12 pueblos históricos mejor conservados de Portugal se encuentran en el Centro. Estos se congelaron en el tiempo, manteniendo su encanto y magia. Todos participaron en la defensa del reino, tienen castillos y murallas, picotas, capillas, torres y casas señoriales. Monsanto, Almeida, Belmonte, Castelo Mendo, Castelo Novo, Castelo Rodrigo, Idanha-a-Velha, Linhares da Beira, Marialva, Piódão, Trancoso o Sortelha seguramente te encantarán.
Serra da Lousã combina de manera única los aspectos culturales y humanos de los pueblos de esquisto con grandes paisajes y un entorno natural propicio para el ocio.

Óbidos es otra perla de Portugal. Dom Dinis, que gobernó el país entre los siglos XIII y XIV, entregó este pueblo medieval como regalo de bodas a su esposa, doña Isabel. A partir de entonces, comenzó una tradición en la que Óbidos formaba parte de la dote de las reinas de Portugal.

Los Passadiços do Paiva, en la margen izquierda del río Paiva, en Arouca, son una ruta de ocho kilómetros por un auténtico santuario natural que nos da una profunda lección de biología, geología y arqueología.

Vale la pena visitar las ciudades históricas de Viseu y Castelo Branco, así como Fátima, el principal lugar de peregrinaje de Portugal, un lugar de culto reconocido mundialmente y un destino para el turismo religioso. ¡Fátima tiene en su origen una legendaria y hermosa historia de amor entre una princesa morisca, Fátima, y ​​uno de los guerreros más valientes de la Reconquista cristiana!.

La Costa de Plata es conocida por sus playas fluviales con aguas cristalinas, playas de océano dorado y un mar azul plateado que se pierde en el horizonte.

Las playas fluviales son acogedoras y familiares, muchas de ellas animadas por el senderismo y actividades deportivas, como voleibol, vela, remo, piragüismo, kayak o windsurf. Praia do Agroal, Praia de Alamal, Praia da Foz d'Égua o Praia de Loriga son pequeños paraísos, casi secretos, escondidos en los típicos pueblos ribereños.

Son casi 300 kilómetros de costa donde existen acantilados y playas oceánicas con extensas arenas que invitan a disfrutar de deportes acuáticos, surf, buceo, bodyboard, entre muchos otros.

Peniche es uno de los principales destinos de surf del mundo, ¡ofrece las olas más increíbles y perfectas! Es uno de los mejores lugares del mundo para la observación de aves marinas. En 2014, 29.000 gansos del norte cruzaron Peniche, convirtiendo la observación de aves marinas en uno de los eventos naturales más impresionantes.

La ciudad de Nazaré es mundialmente conocida por sus olas gigantes, que desafían a los surfistas de todo el mundo. Fue aquí donde, en 2013, Garrett McNamara rompió el récord mundial surfeando una ola de 30 metros, el equivalente a un edificio de 10 pisos. Solía ​​ser un pueblo de pescadores, pero se ha convertido en un destino turístico gracias a las excelentes playas.