Alentejo

Alentejo

Alentejo, ubicado en la parte centro-sur de Portugal, es la región más grande del país. Está lleno de patrimonio histórico, arquitectónico y cultural. Alentejo es sol, mar, playa, naturaleza virgen, campos de olivos, trigo y girasoles, paz, encanto, historia, cultura, gastronomía, vino ... Las llanuras de la región tienen un rica herencia morisca y romana. Entre sus atractivos únicos se encuentran majestuosos castillos y una elaborada arquitectura religiosa, así como restos prehistóricos. Las hermosas casas blancas con rayas amarillas o azules y los molinos de viento caracterizan todo el Alentejo. Los encantadores pueblos blancos emergen de repente del paisaje ligeramente desolado. Disfrute de pueblos y ciudades como Évora, Estremoz, Beja, Serpa y Mértola. 

Évora, capital del Alentejo, es una verdadera ciudad museo, clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1986. Sus murallas han mantenido calles y edificios prácticamente inalterados durante siglos. En el interior, hay vestigios de la época romana, edificios medievales, palacios y conventos que dan testimonio del esplendor de Portugal en los siglos XV y XVI.

Estremoz es, junto con Borba y Vila Viçosa, una de las famosas ciudades del mármol de la región de Alentejo. En esta zona hay mucho mármol de buena calidad, una piedra ornamental con muchas aplicaciones en la construcción de edificios. El hito de la ciudad es la antigua muralla sinuosa dominada por su castillo medieval blanco del siglo XIII.

Situada en una colina de 277 metros de altura, probablemente fundada por Júlio César, Beja domina la vasta llanura circundante y tiene varios puntos de interés turístico. Las calles estrechas y características de la ciudad vieja, la torre de finales del siglo XIII, la iglesia de Santo Amaro (el templo más antiguo de Beja), el Convento de São Francisco. En el distrito de Beja hay muchos puntos de interés turístico, como las ruinas de la villa romana de Pisão y las localidades de Mértola y Serpa. El río Guadiana es una presencia constante y, como tal, el paseo en barco es obligatorio.

El Alentejo ofrece excelentes playas que se extienden por unos 170 kilómetros, entre la costa de arena de Tróia y Sines y las atractivas playas más al sur. Las playas de Tróia son excelentes para toda la familia, rodeadas de dunas. Cerca del Parque Natural del Estuario del Sado, las playas de Comporta y Carvalhal son otros destinos con excelentes infraestructuras de apoyo. Este es el hogar de la única población permanente de delfines a lo largo de la costa de Portugal continental. Más al sur, de fácil acceso por una carretera bordeada de arrozales y pinares, la playa de Melides se extiende sobre una arena que divide el mar y la laguna del mismo nombre. Está invitado a participar en diversas actividades deportivas en la arena y a tomar clases de vela, windsurf o kitesurf. Una forma única de vivir los paisajes a través de una experiencia inolvidable son los paseos a caballo o en pony, por el campo o la playa, especialmente en Melides.

Es en la costa del Alentejo, al sur de Sines, donde comienza el Parque Natural Suroeste Alentejano y Costa Vicentina, una de las regiones costeras más magníficas de Europa y del mundo, que se extiende hasta Sagres, en el Algarve.
También en el Alentejo, el patrimonio cultural de Portugal tiene una expresión musical popular muy genuina, única en el mundo: el Cante Alentejano, reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad